Si quieren votos partidos políticos, renuncien a millonarias canonjías

Si quieren votos partidos políticos, renuncien a millonarias canonjías


Agenda Empresarial/Por Jorge Marcelino Alejo 

Por la exigencia de reactivar la economía, que sigue en deterioro porque no acaban los trastornos de la pandemia, el proceso electoral 2021, es la oportunidad para que partidos políticos reivindiquen sus principios y postulados, ante los electores.

Quizás hasta con ello ganen votos.

Y lo mejor, también, es que le devolverían a la política su esencia principal, que su ejercicio es para el progreso y bienestar ciudadano, no para beneficio de unos cuantos que emanan de partidos.

Lo que tienen que hacer para obtener el sufragio popular, es renunciar a los tres mil 623 millones de pesos que les entregará el Instituto Nacional Electoral –INE- para dicho proceso.

De hacerlo, tienen el reto de realizar sus campañas políticas de nuevas maneras, y solo con recursos que la ley les permita allegarse.

De ese modo, los tres mil 623 millones de pesos se estarían invirtiendo en mejorar hospitales y escuelas. Y en apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas golpeadas por la pandemia.

Aun así el INE seguiría operando con soltura financiera, pues de los siete mil 226 millones que se le otorgan del Erario Público, le quedarán tres mil 603 millones de pesos.

Y por si fuera poco, el Instituto Estatal Electoral aquí en Puebla, ya dispuso la entrega de 354 millones de pesos a partidos políticos para el mismo proceso.

Si esta propuesta pareciera mera ilusión, se advierte que no es así, porque ya bordeamos los dos años de la Cuarta Transformación, y si los procesos electorales también cuentan para el bienestar de los mexicanos, ya es tiempo de que el INE y los partidos políticos también entren al régimen de austeridad que seguirá en el resto del sexenio, como afirmó el presidente López Obrador en su Segundo Informe de Gobierno.

Incluso reiteró que para afrontar la crisis económica no se contratará más deuda externa.

Pueden no esperarse decisiones espectaculares en este proceso electoral, pero lo que sí es innegable, es que la Cuarta Transformación tiene que ir procurando cambios en la estrategia financiera que conlleva a la renovación de poderes gubernamentales, pues si los partidos políticos gastan recursos de las arcas públicas, también los debe alcanzar la austeridad republicana que vive el país.

M E M O R A N D U M

DESPRIVATIZAR

Excelente que con las riñas entre los gobiernos municipal de Claudia Rivera y y estatal de Miguel Barbosa, se vuelvan a poner sobre la mesa los problemas que agobian a los poblanos. Sin embargo, es lamentable que no tienen para cuándo encontrar solución.

Ahora que Claudia Rivera le reviró al líder del Congreso Local Gabriel Biestro, sus observaciones sobre la remodelación del Centro Histórico, le pidió a legisladores que se ocupen de desprivatizar el agua potable, porque el drenaje abandonado por años, ha generado hundimientos en las calles.

Obvio si el Congreso desprivatiza el servicio de agua en manos de la empresa Aguas de Puebla, mejorará la calidad de vida de los ciudadanos.

El gran problema es que ninguno de los gobiernos actuales va a desprivatizar el agua, y Agua de Puebla seguirá tan campante administrando, dosificando y cobrando el líquido.

Qué pena, solo en sus fricciones ventilan la desprivatización del agua.

IMPORTACIÓN

Habrá más incrementos en precios a productos con dulce.

Los industriales del ramo confitero, reportan que ahora el costo del bulto de azúcar de 50 kilogranos se aproxima a los mil pesos.

En enero estaba en $713.00 y en junio llegó a $839.00. Claro que en otros países el azúcar está a menor precio, pero ¿Por qué no se permite su importación?.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

··