La batalla será para reponer la despensa social

La batalla será para reponer la despensa social

Agenda Empresarial/Por Jorge Marcelino Alejo

Para reponer la despensa alimentaria no hay problema. Los contratiempos graves que se vienen en el corto plazo, serán para reponer la despensa social, económica, empresarial y política.

Veamos, a consecuencia del Covid-19, la demanda de despensas para familias vulnerables aumentará en próximas semanas, después de que ya lo hizo en el último mes, al pasar de dos mil a tres mil 500. Refiere José Miguel Rojas Vértiz, director del Banco de Alimentos en Puebla, que las 130 mil personas beneficiadas con ellas, pueden incrementarse a 160 mil.

Con el prestigio de un cuarto de siglo que tiene el Banco de Alimentos a través de Caritas de Puebla, se anticipa que no habrá reparo para recaudar frutas, verduras y abarrotes para las despensas.

Es más, el arzobispo de Puebla Víctor Sánchez Espinosa, ha destacado las donaciones que hacen empresas en especial las del sector comercial, para apoyar esta noble causa. Por supuesto se incluye el obsequio de cosechas enteras de frutas y hortalizas de productores poblanos, conscientes de la ayuda que se reclama.

Sin embargo, la despensa social, económica, empresarial y política, habilitada de satisfactores, se está vaciando con drásticas medidas de gobiernos estatales que se añaden a recomendaciones de autoridades sanitarias. Ello obliga a quedarse en casa y más en Fase 3. De ahí se desprende el cómo restablecer esa alacena, cuando crece desempleo por despidos al cierre de empresas prestadoras de servicios; aumentan quienes dan positivo en Covid-19, más sospechosos y más defunciones. Las familias empeñan pertenencias; otros negocios cambian de giro. Ahora si el retiro de ambulantes aunque imploren que necesitan ganar unos pesos para comer, en entredicho el regreso a clases mientras se pide disminuir porcentajes en colegiaturas a escuelas privadas; profesionales sin clientela y micro negocios en quiebra; la industria turística lamenta perdidas económicas, el presidente Donald Trump cierra fronteras con México a inmigrantes; el comercio insiste en romper la cuarentena.

Mucho de ello trae consigo daños colaterales y los gobernantes lo saben, pero no afrontan de tiempo completo la pandemia.

Si se mueven fichas es a través de partidos políticos. Y lo hacen para ver cómo reponer presidencias municipales, curules y regidurías que terminan en meses. Mientras la despensa se sigue vaciando.

M E M O R A N D U M

GASOLINAS

De qué sirven gasolinas baratas si no tenemos a dónde ir, casi gritó un vecino a lo lejos. Y si para junio se espera encausamiento a la recuperación económica en el ámbito mundial, con la apertura paulatina de algunas ramas industriales que suspendieron producción, según analistas, hasta entonces México se estará levantando de la abrupta caída en el precio del petróleo que llegó a menos 2.3 dólares por barril.

Viene otra cuarentena de restricciones, pero conforta el señalamiento de Andrés Manuel López Obrador, de que se tiene ahorro suficiente para afrontar la adversidad económica. Nueva prueba para la austeridad republicana.

Ese ahorro en parte es involuntario, como por ejemplo el bajo consumo de gasolinas aún baratas, dadas las reglas que exige el aislamiento ordenado por el Covid -19, pero valga la lección, para ver cómo ahorraremos combustible al futuro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

··